Un accidente cerebrovascular (ACV), apoplejía o infarto cerebral, es una muerte repentina de las células del cerebro causada por una falta de suministro de oxígeno al cerebro.

Hay dos tipos principales de ACV:

  • ACV isquémico o infartos cerebrales (80% de los accidentes cerebrovasculares) son resultado de una obstrucción o una reducción del flujo sanguíneo en una arteria que irriga a el cerebro.
  • ACV hemorrágicos se deben a la ruptura de una arteria en el cerebro provocando una hemorragia intracerebral (15% de los accidentes cerebrovasculares) o a una ruptura de un aneurisma provocando una hemorragia subaracnoidea (5% de los ACV).

La discapacidad resultante puede variar dependiendo de la ubicación del ACV y de la gravedad.

Después de un derrame cerebral, las células cerebrales mueren en las zonas afectadas. Los pacientes a menudo padecen discapacidades físicas, tales como la pérdida parcial de motricidad o hemiplejía, pérdida sensorial, trastornos del lenguaje, trastornos visuales, e incluso pérdida de memoria. Comenzar un programa de rehabilitación rápidamente es clave para la recuperación.

Los procesos causantes de ACV son los siguientes:

  • Enfermedad Estenótica extra e intracraneal.
  • Disección arterial del tronco o los ramos carotídeos.
  • Algunas formas de epilepsia resistente a fármacos
  • Algunas formas de desórdenes del movimiento (enfermedad de Parkinson, corea, hemibalismo) – implica el uso de neurocirugía funcional o estereotactica.
  • Dolor intratable de pacientes con cáncer o con trauma del ner vio craneal/periférico
  • Algunas formas de desórdenes psiquiátricos graves

Deja un comentario

Queremos ofrecerte el mejor servicio para cuidar tu salud. Por eso, ahora puedes pedir tu cita médica Online

Contáctenos
WhatsApp chat